CITA ON-LINE
Está en TRATAMIENTOS MÉDICOS REALIZADOS EN DENTYCLASS | ODONTOLOGÍA GENERAL Y ESTOMATOLOGÍA PREVENTIVA
Odontología General

En Dentyclass somos conscientes de la importancia de una boca sana y de las connotaciones sobre el estado de salud general que conlleva. Por ello, desde nuestros inicios, hemos cuidado al detalle la Salud Dental de nuestros pacientes.

Odontología General

La odontología o estomatología es una rama de la Medicina que se encarga del diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades del aparato estomatognático, que incluye no sólo los dientes sino todas las estructuras anexas como el periodonto, la lengua, el paladar, la mucosa oral, la articulación temporomandibular y otras estructuras anatómicas implicadas como los labios y las glándulas salivales.

Estomatología Preventiva

La estomatología preventiva, parte de la odontología, es el estudio o la ciencia que se encarga del estudio y conocimiento del medio bucal y sus implicaciones microbiológicas e inmunológicas en la prevención de enfermedades.

Desde el comienzo de la fluorización del agua potable se ha observado un descenso en la incidencia de caries dental. El flúor en dosis profilácticas es inocuo.

La pasta dentífrica suele contener alrededor de 1400 ppm (partes por millón) de flúor. Los dentífricos infantiles contienen menos cantidad de este elemento para minimizar los riesgos si es ingerido.

El control de la ingesta de determinados alimentos es otro aspecto a tener en cuenta. Es importante lo siguiente:

  • Existen sustancias que poseen un alto potencial cariogénico. Entre ellas están la sacarosa y la glucosa. Estos azúcares están presentes en productos que presumiblemente contienen azúcar como las golosinas, pero también en alimentos envasados o preparados.
  • Productos pegajosos, como chicles con azúcar o caramelos azucarados tipo Sugus, favorecen más el riesgo de caries.
  • Considerar el número de tomas al día, durante cuánto tiempo se realizan y si van acompañadas de otros alimentos. Tomar, por ejemplo, aperitivos como cortezas de trigo o maíz tostado varias veces al día, durante 20 minutos y entre horas puede ser menos aconsejable, desde el punto de vista de la salud dental, que tomar un zumo con azúcar rápidamente junto con unas tostadas con tomate y aceite en el desayuno.
  • Tomar azúcar refinado es menos aconsejable que el azúcar moreno.

Lo anterior no sustituye sino que complementa a la medida más importante que es el cepillado regular diario.

Este se debe realizar después de las ingestas de comida y con un cepillo adecuado : del tamaño correcto ( más pequeño en niños ) y con las cerdas redondeadas y de un teflón de calidad ( que mantenga la rigidez durante el periodo de uso ).

Debemos dedicarle dos o tres minutos al cepillado de todas las caras dentales y hacerlo con movimientos amplios que recorran también la encía.

El cepillo lo debemos cambiar cada dos o tres meses.

La seda dental y los colutorios o enjuagues bucales completan la acción del cepillado.

Por último, es conveniente, para evitar problemas de halitosis o mal aliento, el terminar con el cepillado de la lengua. Existen en el mercado dispositivos específicos o limpiadores linguales para facilitar esta labor.

En la promoción de la salud se motiva el papel activo del paciente, que deberá preocuparse por mantener una higiene bucodental óptima.

Dentro del tratamiento preventivo, además del cepillado, el flúor y la dieta están los tratamientos realizados en la clínica dental:

  • La aplicación de fluoruros: en casos de alto índice de caries el profesional puede optar por la aplicación en clínica cada seis meses de compuestos con alto contenido en flúor.
  • los sellados de fosas y fisuras: están especialmente indicados en personas con dificultades para el mantenimiento de conductas favorecedoras de salud oral, como el cepillado con regularidad o en aquellos casos que presentan surcos profundos y sinuosos lo que facilita la formación de caries. Son de especial interés en los primeros tiempos de presencia en la boca de los molares, ya que por su mineralización incompleta son más susceptibles a la caries. Por ello los selladores son de uso habitual entre los seis y los catorce años.