CITA ON-LINE
Endodoncias

Endodoncia es el tratamiento de conductos radiculares, esto corresponde a toda terapia que es practicada en el complejo dentino-pulpar (es decir la pulpa dentaria y su dentina) de un diente.

Objetivos

  1. Limpiar el sistema de conductos radiculares: bacterias, tejido necrótico, etc. con el fin de dejar el conducto lo más aséptico posible. Nunca se conseguirá que sea totalmente estéril solamente se trata el conducto principal de cada raíz y no los numerosos conductos accesorios inaccesibles a la instrumentación biomecánica pero accesibles a las sustancias irrigadoras del conducto radicular en forma medicamentosa.
  2. La obturación del conducto radicular tridimensional con forma y tamaño adecuados: se da forma cónica de la corona al ápice del diente. Se crea un tope oclusal para que se quede justo a la longitud de trabajo y, por último, habrá que respetar la morfología original del conducto.
  3. Conseguir el sellado del tercio apical y del resto del conducto.
  4. Conseguir un cierre biológico a nivel histológico a largo plazo: los cementoblastos van a producir cemento que cierra el ápice, consiguiendo el éxito histológico de la terapéutica del conducto radicular.

Obturación

Con el término obturación en endodoncia no nos referimos al término genérico en odontología de obturar como lo comúnmente llamado empastar sino a rellenar la raíz después de haber sacado la pulpa y dar forma conoide al conducto.

El éxito de la obturación depende principalmente de:

  • La limpieza y conformación de los conductos, con limas y sistemas de irrigación
  • La restauración posterior
  • Capacidad del odontólogo
  • Existencia de un periodonto sano

Son necesarias unas normas de calidad:

  • Una obturación es adecuada cuando hace un buen relleno cercano a la unión amelocementaria
  • No usar materiales con paraformaldehido
  • Radiografía para ver un buen relleno
  • El conducto radicular con forma cónica y uniforme, sin eliminación de excesiva estructura dentaria